¿Adoptar un hámster?

Los hámsters son pequeños roedores nocturnos que disfrutan de la soledad. Les gusta dormir durante el día y ser más activos durante la noche, así que si eres de la clase de personas a las que les gusta más vivir de noche, un hámster podría ser tu compañero ideal.

Son animalitos relativamente fáciles de cuidar, amigables y no producen mucho olor. Si estas pensando en adoptar uno, esto es lo que deberás tener en cuenta:

 Hábitat:

Hay muchas opciones de hábitats para estos roedores, una de ellas son las populares jaulas de plástico interconectadas por tubos y toboganes. Desafortunadamente, estos tubos tienden a ser muy angostos para el hámster adulto, lo que varias veces ocasiona que queden trabados en su interior, poniendo en riesgo su vida. Además limpiar estos habitáculos puede ser muy difícil, por lo que deberías descartarlos inmediatamente.

La opción más adecuada es una jaula de alambre con base de plástico sólida, que deberá extenderse unos centímetros más arriba para contener el lecho. Estas jaulas proveen una ventilación adecuada, algo muy necesario, considerando que temperaturas mayores a 22ºC son peligrosas para los hamsters. En el caso de vivir en un clima muy calido, una solución para el problema de las temperaturas es poner un bloque de hielo para que refrigere el ambiente.

 

Lecho:

En el mercado podremos encontrar una variedad de lechos para jaulas de hámsters, como por ejemplo el aserrín, la viruta, las piedras para gato, pellets higiénicos e incluso papel triturado. Lo ideal y más fácil de mantener es la viruta de madera sin polvo que pueda afectar al sistema respiratorio, teniendo en cuenta que no puede ser viruta de madera de pino ni de cedro ya que estas son tóxicas para los roedores pequeños.

 

Alimentación:

Bien, entonces ya teniendo armado el hábitat podemos pensar en cómo alimentar a estos animalitos. Su dieta puede ser muy variada, desde balanceados formulados especialmente para ellos a semillas como girasol, maíz, mijo y verduras frescas como zanahorias, lechuga y tomate. Siempre debes consultar a tu veterinario sobre qué alimentos puedes darle libremente y cuales con moderación.

También es importante que tenga un suministro constante de agua fresca.

 

Ejercicio:

Pueden parecer seres muy tranquilos, pero durante la noche buscarán quemar toda la energía posible. Esto lo pueden hacer mordiendo la jaula o sus comederos, o pueden derivar esa energía a actividades específicas como correr en ruedas diseñadas para ellos. Al momento de comprar una rueda de roedores deberás fijarte que no sea de alambre sino de plástico sólido para evitar que se traben sus patitas y que sean de un tamaño apropiado para que un hámster adulto corra en ella sin doblar su columna.

 

Ahora que sabes cuáles son necesidades básicas ¿crees que estás listo para adoptar uno?

Compartir en Google Plus

Acerca de Lucrecia Gallegos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios