Yorkshire: más que una raza divertida

Hay una larga lista de famosos que se han dejado seducir por los Yorkshire como lo es Paulina Rubio pero en sus orígenes trabajo en labores no tan reconocidos. Durante la revolución industria en Inglaterra estos perros lo que hacían eran cazar ratas en barrios obreros.

El Yorkshire nació en el condado ingles de su mismo nombre tras cruzar varias razas, es decir, varios terrier. El objetivo era conseguir un perro que sea fácil de ocultar de los cazadores. Sin embargo, el Yorkshire salto de las minas y las fabricas a las mansiones victorianas y se convirtió asi en un apreciado perro de compañía. Que es muy valorado en las exposiciones internacionales ya que este animal es pequeño, afectuoso y muy valiente. Sin embargo a esto, es también un perro con carácter por lo que hay que empezar a educarlo desde muy pequeño.

Las características típicas que tiene el Yorkshire es que es un perro muy compacto y bien proporcionado. La cabeza es chica y erguida lo que le otorga un aspecto elegante, sus oreas tienen forma de “V” y sus ojos son oscuros y brillantes. También tiene un pelo que es muy característico ya que es brillante, sedoso y largo, que cae a cada largo del cuerpo que está separado con una línea divisoria desde el hocico hasta la cola. La particularidad que tienen en el color del pelaje es que en la parte de la cabeza tiene un tono leonado, mientras que en el resto del cuerpo azulado intenso y, en muchas ocasiones, es negro. El estándar de la raza fija tiene un pelo que oscila alrededor de los 3 kilos y su estatura varía entre los 18 y 25 centímetros.

Cabe destacar que el Yorkshire es un perro resistente que puede sufrir problemas vertebrales. También es propenso a las enfermedades oculares como las cataratas pero que con unos cuidados mínimos, el Yorkshire superara estos y muchos otros problemas comunes que se le pueden presentar a lo largo de su vida.

Tener un Yorkshire en casa es algo muy divertido ya que le encantan los juegos y es amante de los niños, Muchas veces puede parecer serio pero enseguida vuelve a  mostrarse como un perro alegre.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocío Soller

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios