La belleza de tener como mascota a un perro nórdico (Parte I)

Las razas de perros conocidas como nórdicas tienen su origen en las zonas más frías del hemisferio norte, originalmente eran usadas allí como perros de trabajo ya sean como animales de tiro para trineo, como cazadores e incluso para el pastoreo de renos. Existen muchas razas nórdicas, entre las cuales las que más se destacan son 4: el perro de Groenlandia, el siberian husky, el samoyedo  y el malamute. Estos en general se tratan de animales que son muy sociables y amigables con otros perros pero con un marcado instinto jerárquico.

Por otro lado, a pesar de que su físico y su carácter surgieron de mecanismos de adaptación en las condiciones extremas, esta clase de perros se ha adaptado perfectamente a condiciones climáticas mas calurosas y a la vida urbana, pero ten en cuenta que estas razas de animales prefieren convivir en lugares con clima frio. Gracias a este tipo de características y a su hermosura se han convertido en mascotas que son muy populares en los hogares, quizás esto es porque en algunos casos recuerdan a muñecos de peluche. Pero no se debe olvidar que son perros de trabajo y que tienen necesidades de ejercicios físicos muy importantes.

En general, tienen un temperamento independiente y fuerte por lo que se recomienda entrenarlo desde temprana edad, a dos o tres meses de vida. Pero para quienes no vivimos en los parajes y en los lugares del ártico se puede disfrutar hoy perfectamente de su temperamento y capacidad para tenerlos en casa y como cualquier otra raza mas ya que ellos pese al clima se adaptan perfectamente sea calor o frio.

Sumado a todo esto, los perros de razas nórdicas son perros muy atractivos, de una mirada enigmática, un carácter independiente y que por instinto natural necesitan un espacio vital que les permita realizar un mínimo de ejercicio diario, esto también ocurre con muchos otros perros pero en comparación con otras razas los nórdicos son los que mantienen un carácter más similar al lobo del que proceden. Este tipo de carácter es el que hace que en la mayoría de los casos el perro no ladre sino que aúlle.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocío Soller

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios