Las mascotas no son un juguete

Las mascotas no son un juguete 1


Estamos a pocos días de que llegue la Navidad, el mercado de compras navideñas ya ha comenzado y muchas industrias ven cómo durante este periodo sus ventas se incrementan y sus cuentas se sanean.

Si hay un colectivo protagonista en las fechas navideñas son sin duda los niños. Más de la mitad de los niños reconocen haber pedido una mascota, concretamente un perro o un gato, en su carta a los Reyes Magos.

Desde la Fundación Affinity han lanzado una campaña en estas hechas para concienciar a la población de que las mascotas no son un juguete, y que son necesarios hábitos responsables en la tenencia de animales de compañía. El siguiente vídeo es una actividad más de la campaña.

Mascotas como regalo

Según informa la Fundación Affinity, más del 40% de los animales de compañía que llegan a los hogares españoles lo hacen en forma de obsequio. Un 34% de los encuestados en el estudio llevado a cabo por esta fundación reconocen que adquirieron una mascota dejándose llevar por razonamientos emocionales o visuales.

Si bien el 98% de los niños son conscientes de que las mascotas no son un juguete, eso no impide que prácticamente la mitad de ellos lo hayan incluido en alguna ocasión como obsequio de navidades. La Fundación Affinity ha lanzado también el hashtag #NoSonUnJuguete para darle mayor visibilidad a la campaña.

Por qué los niños piden perros y gatos

Para uno de cada dos niños, según los datos de la fundación, el animal representa después de sus padres, el principal punto de apoyo emocional en situaciones de miedo o de tristeza. Un 60% de los niños asocian a los perros y los gatos como compañeros de actividades y un 80% prefiere jugar con ellos antes que con videojuegos.

Tomar la decisión de manera responsable

Desde la Fundación Affinity no pretenden impedir a las familias que se adueñen de una mascota, sino que tomen la decisión recapacitando sobre la importancia de la responsabilidad que supone.

Un perro o un gato tiene una esperanza de vida media que oscila entre los 12 y los 15 años, por lo que la responsabilidad se va a alargar por todo ese periodo de tiempo.

Por último, el cuidado de la mascota no debería recaer únicamente en una persona, sino que todos los miembros tienen que hacerse a la idea de los cambios que puede suponer en la dinámica familiar una decisión de este tipo.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios