Palomas: unas aves extraordinarias e inteligentes (Parte I)

Colúmbida es el nombre de una familia de aves que incluye a las palomas y las tórtolas junto a más de 300 especies. Estas se encuentran distribuidas por todo el mundo pero excepto en la Antártida y el Ártico.

Para quienes no saben, las palomas son aves que tienen una gran inteligencia, además tienen una extraordinaria capacidad de orientación y en la que pueden alcanzar altas velocidades, de hecho lo máximo es de unos 56 km/h, y en las que además estas tienen un agudísimo sentido de la vista.

Otras de las características de esta especia es su monogamia que es la cualidad que permite un gran cuidado de sus crías y también una relación que podría considerarse afectiva entre progenitores y con la descendencia. Esto hace que se facilite una altura de la tasa reproductiva e incluso en ámbitos que son urbanos a los que las palomas se adaptaron muy rápidamente. Por otro lado, estas se encuentran muy presentes en las ciudades para algunos puede ser un motivo de regocijo y para otros una franca pesadilla.

Esto conlleva a que se despierten distintas emociones en las cuales estas aves tienen un pasado sorprendente y un presente que apara algunos no es algo lindo.

Cabe destacar que la cría y adiestramiento de palomas para convertirlas en mensajeras tuvo su auge en la Antigüedad. Esta pasión se convirtió, con el tiempo, en un deporte cuyo objetivo principal ya no es llevar mensajes y volver al palomar sino que es recorrer diferentes trayectos que están definidos a la mayor velocidad posible. El primer concurso colombófilo data en el año 1820. En el cual, China es el país que cuenta con más licencias para esta práctica que había unas 300 mil en 2005, y en mucha menor escala se desarrolla en México y otros países de Sudamérica.

Las palomas que son criadas para estos torneos son clasificadas por razas según las distancias que logran recorrer: desde los 100 km hasta los 1200 km. En la actualidad la competencia más larga se hace de Barcelona hasta el norte de Holanda, en un trayecto de unos 1100 kilómetros, aproximadamente.

Compartir en Google Plus

Acerca de Rocío Soller

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios